Quickribbon PESINISMO: julio 2010

miércoles, julio 14

Fotos atrasadas














Tercera girita binacional
Agradecimientos: Consulado de México en Yuma//Miguel Escobar//Manuel Cuen//Isaac Quezada//Main Street Cafe//Somerton//San Luis Río Colorado//Martin Corella//Lawrence Carbajal

miércoles, julio 7

En griego




"-¿Recuerdas lo que hablamos anteayer, patrón? Tú decías que te gustaría iluminar el espíritu del pueblo, abrirle los ojos. Pues bien, ¡mira! Para tu placer no tienes sino que abrirle los ojos al tío Anagnosti. ¿Viste cómo su mujer se estaba delante de él, esperando órdenes, como un perrillo amaestrado? Ve tú, ahora, a predicarle que la mujer tiene iguales derechos que el hombre y que es una crueldad inaudita que te comas un trozo de la carne del cerdo mientras el cerdo vivo se queja de dolor en tu presencia, y que es una gran idiotez el dar gracias a Dios por el hecho de que Él lo posea todo y tú te mueras de hambre. ¿Qué saldría ganando ese pobre diablo del tío Anagnosti? Sería el comienzo de riñas enconadas, la gallina pretendería convertirse en gallo y la pareja habría de trenzarse en lucha a picotazos, desplumándose mutuamente... Deja en paz a la gente, patrón, no les abras los ojos. Si acaso se los abrieras, ¿qué verían? ¡La miseria propia! Déjaselos, pues, bien cerrados, para que sigan con sus sueños.
Se calló un minuto, rascose la cabeza. Meditaba.
-A menos -dijo después-, a menos que...
-Veamos adónde nos lleva ese "a menos que..."
-A menos que cuando abran los ojos puedas mostrarles un mundo mejor que el de las tinieblas en que ahora se pavonean... ¿Puedes mostrárselo?"


Nikos Kazantzakis
Alexis Zorba, el griego
Roberto Guibourg, traductor
1997, Lohlé-Lumen, Buenos Aires

viernes, julio 2

A propósito de...



-Señor Bandini -dijo mirándome con frialdad-. Boulder no está en Colorado.
-¿Cómo que no? -dije-. Pero si vengo de allí. Salí del pueblo hace dos días.
Se mostró inflexible y resuelta.
-Boulder está en Nebraska. Hace treinta años, mientras veníamos aquí, mi marido y yo pasamos por Boulder, Nebraska. De modo que hágame el favor de rectificar.
-¡Le digo que Boulder está en Colorado! Allí viven mi madre y mi padre. Y allí fui yo a la escuela.
Metió la mano bajo el tablero de la escribanía y sacó la revista. Me la alargó.
-Joven, en esta pensión no hay lugar para usted. Aquí sólo se hospedan personas respetables, personas decentes.
No cogí la revista. El viaje en autobús me había dejado molido, hecho una fosfatina.
-Muy bien -dije-. Está en Nebraska. -Y lo apunté, taché Colorado y escribí Nebraska encima.
La propietaria quedó satisfecha y complacida, me sonrió y hojeó la revista.
-¡Así que es usted escritor! -dijo-. Es extraordinario. -Volvió a guardar la revista-. Bienvenido a California -añadió-. Le gustará esto.












John Fante

Pregúntale al polvo
Antonio Prometeo Moya, traductor