Quickribbon PESINISMO: septiembre 2008

lunes, septiembre 29

¡Cómo no!


A wevo, padrino/Mario González Suárez
Random House Mondadori, México, 2008, 197 pp.




"Yo la neta no sabía qué hacer, y vine a caer en la cuenta de qué gediondo se iba a poner el pedo cuando vi a Quiñones y al Mataperros con unos fogones nuevos. Estaban en la sala donde nos juntamos brillándose uno a otro sus matonas —que se carga así, que se quita asá, que el seguro va aquí. Al verlos tan entusiasmados me alarmé y nomás me quedé mirándolos. A mí también me dieron una, padrino; la misma que traigo desde entonces. Mañana nos vamos a tirar, me dijo el Dioni. Era a wevo que allí en la casa todo el mundo tenía que saberle jalar, hasta las cocineras y las ñoras de la limpieza. Y sí, estas trompudas estaban a toda madre, podían disparar de unas balas que le revientan su madre hasta a los chalecos de los gringos. Esto apenas empezaba, padrino, porque al chico rato nos surtirían matracas, una por choya, al parejo que la sardina."


lunes, septiembre 22

We are...


Aquí se está gestando una extraordinaria hazaña de la educación rural. Ustedes deben actuar con determinación; decidir si quieren ser protagonistas o simples espectadores. Eso dijo el Pesina esta mañana durante la ceremonia de honores a la bandera. Estaba conmovido.
Y cómo no, si las fotos que hicieron sus alumnos resultaron premiadas. Y también los cuentos que escribieron. Y los ensayos que enviaron al concurso de Ecología. Y cómo no, si en esos concursos se impusieron sobre los estudiantes de las grandes escuelas urbanas. ¿No es sorprendente lo que pueden lograr unos cuantos muchachos criados en el monte y educados en escuelas sin Internet ni bibliotecas ni laboratorios ni una fregada? ¡Cuánto podrían lograr si tuvieran la escuela que merecen!


El esfuerzo me lleva a cualquier lado/Rosario Núñez González

Árbol del saber/Martín Guajardo

domingo, septiembre 21

Voy camino a...


Dicen que al Diablo lo sueltan
justo al mediodía.
Este viernes, a las doce,
un tal Pesina va a estar leyendo
con poetas y narradores
que escriben en español
y en lenguas indígenas.
Así que ya vamos
camino a Aguascalientes,
a su Feria del Libro,
a ver qué podemos hallar.

sábado, septiembre 20

15




Dicen que en ninguna parte de México uno podría sentir más el Grito de Independencia. No es que la Mujer Maravilla piense eso, lo que pasó fue que no tenía muchas opciones donde pasar las fiestas patrias. Llovía lo que se dice llover en la sierra de Guanajuato, y el chofer del microbús no dejaba de manifestar su miedo porque el parabrisas se empañaba a cada momento. De pronto ahí, nomás tras lomita, divisamos un retén y a muchos hombres vestidos de negriazul, listos para extender las alas sobre los borrachos que iban a sobrar después de pegar el grito. Habíamos llegado a Dolores.

En ninguna parte se debe sentir igual. No, porque para sentirlo de veras hay que estar en el mismo sitio donde los novohispanos se rebelaron contra sus semejantes del otro hemisferio. Por eso, nada como escuchar al gachupín Mouriño arengando a mexicanos, holandeses, coreanos, alemanes y gringos que se congregaron alrededor de la parroquia de Dolores para gritar ¡Viva México! Nada como esperar varias horas hasta que el prohombre saliera de la Casa de Visitas y, abandonando por un rato los suntuosos salones y los suculentos manjares, caminara hasta la antigua cárcel, liberara a dos actores y, seguido por la turbamulta, avanzara hasta la misma escalinata donde una madrugada lejana otro español gritara "muera el mal gobierno".

De gobiernos malos Mouriño nada quiso decir; en vez de eso gritó lo mismo que el principito. Que vivan éste y el otro; viva México tres veces. Y la gente contestó porque precisamente a eso iba. Luego el Señorito Don Juan Camilo hizo repicar la (réplica de la) campana que hace 198 años aquel cura en bancarrota también hiciera sonar, y algunos pocos corearon el himno mexicano mientras buscaban la mejor ubicación. "Atentos, que este no es el final", advirtió un locutor, porque "a continuación, el señor licenciado disfrutará de la pirotecnia". Así comenzó la fiesta. Estruendos y luces al por mayor precedieron a las canciones de José Alfredo Jiménez. Entonces sí se volcó el nacionalismo en la plaza y los alrededores. Se oyeron todas las voces diciendo "aquí es mi pueblo adorado". Y se escuchó cómo respondían, más y mejor que a Mouriño, cada arenga del poeta: "Viva México, gritemos, que aunque estemos como estemos no nos echamos pa'atrás".

Y luego, una vez apagados los cohetones y la música, el caos de la muchedumbre que intentaba avanzar en uno u otro sentido; los policías poniendo cara de circunstancia porque les tenían prohibido retirar las vallas; las mujeres a punto del desmayo y los brazos de los hombres extendiéndose hacia el cielo, donde vimos elevarse a dos o tres recién nacidos. "¿Por qué no abren el paso?", preguntaba, a gritos, alguien de sombrero charro; otro le contestaba: "¡Porque primero debe pasar la caca!". Más allá, una anciana que dijo llamarse Estela, enfrente de las Suburban que pasaban por su calle, reclamaba libertad para el pueblo de Dolores.

En definitiva, en ninguna parte se podría sentir igual que allá.


martes, septiembre 9

C-D-N

Foto: La Mujer Maravilla


El Pesina y Hulk posando para Tierra Adentro



viernes, septiembre 5

¡Viva!

¿Y qué si la gasolina azteca es menos cara que la texana y baratísima comparada con la europea? La moneda de nosotros, según los cálculos míos, vale diez mil veces menos que un dólar o un euro. Pero que viva México, ¿no? ¿Y qué si "vamos ganando la guerra"?; hasta ahora no sé bien a bien contra quién estoy peleando ni a cuál equipo apoyar. Pero qué importa, ¡Viva México, chingao!, ¡vivan los héroes que nos dieron patria! ¿Qué si antes de acostumbrarnos a "vivir como ricos" nos dejaron encuerados? ¿Qué si la puerta grande por donde entraríamos "al primer mundo" terminó siendo una salida falsa? ¡Viva la patria que nos volvieron a quitar! ¿Qué si todo se va a la mierda? ¿Qué si en nuestras parcelas, no importa lo que sembremos, cosechamos puro chile? ¿Qué si nuestras mujeres deben bajar la mirada y la bastilla de sus faldas si no quieren ser violadas? ¡Que vivan Josefa y Leona! ¡Viva la Santa Madre Iglesia! ¿Qué si "la mayoría de los que contratamos para este comercial opinan que hay que apoyar la propuesta del principito"? A la inmensa mayoría la Reforma Energética nos viene valiendo madres; bien sabemos que de cualquier modo nos va a llevar la fregada. ¡Que vivan las consultas y los telejuegos!, ¡que viva el show de los sueños! ¿No somos unos chingones? Qué si nos vestimos de blanco para ir al futbol y pensamos que así se conmoverán los secuestradores? ¿Qué?, ¿no es la bandera nuestra "la más bonita del mundo" y Chichén Itzá una neomaravilla? ¿Qué si todo eso sirve para pura chingada? ¡Viva México, cabrones! Porque la tierra mía, bendito sea Dios y la Virgen Santísima, es bilingüe cien por cien, de eso no les quepa duda. Ok? Hip-hip-Hurra! En mi tierra, libre y soberana, cuna de hombres cabales, nadie es analfabeto porque lo dice el preciso. ¡Viva la Democracia de Elba y de Fox! Aquí construimos carreteras que abaten las tasas de accidentes hasta dejarlas en cero. ¡Vivan los héroes de la película, papá!

jueves, septiembre 4

Para eso...

Para eso era estar desnudos
dejar al dedo bendecir la oscuridad
pedir la muerte en el abrazo
torcer la escritura de la lengua
palpar la curvatura donde canta la piel
caer de cara a la humedad del pasto nocturno
orar ahí
decir la luz en un silencio que hierve
apenar el ojo de Dios que nos espía
para eso era
para cavar el cuerpo en busca de nosotros


Cantusar
Solís, Ricardo
Ediciones La Rana, Guanajuato, 2007, 74 pp.