Quickribbon PESINISMO: noviembre 2006

lunes, noviembre 27

Ay, un año más conmigo

Hulk pegó su primer alarido, gruñó por vez primera en esta jaula hace exactamente un año. No estaba domesticado entonces, la familiarización con los candados, la dieta baja en rayos gamma y las vacunas antiestrés vinieron más tarde. A Hulk le hubiera gustado que lo amaestraran mucho antes, así habría aprendido no sólo a aprovechar los recursos de la internet, también habría sabido alternar dócilmente sus verdes mejillas cada vez que la vida decidiera abofetearlo como acostumbra.

En virtud de que eso ya no fue posible, he aquí algunas fotografías de aquellos, sus días salvajes, gráficas que debieron estar y no estuvieron.



Con Mayte y con Indalecio, en la Sierra de la Demanda;
Hulk con algunos gramos de más, ¿se le notan?
¿Lo interesante de esta foto?
Las tumbas de los moros (dicen), en la vil piedra.





Hulk en las alturas tamaulipecas, con el grupo Pesado.
No es verdad, se trata de Héctor, Martín, Eliacim,
Miguel, Cecilio y Pancho, los amigos del burghetto.
La de arriba es camino a las cabañas de Miquihuana,
uno de esos días en los que a uno se le antoja ver donde
nieva, pero ya sin nieve. Pretextos para beber, ya saben.
La de abajo es una perspectiva de Burgos desde su cerro,
si afina usted la mirada, podrá ver en esa mancha blanca
algunos asentamientos y hasta seres humanos.
Hulk es el de los lentes negros (por si no lo identificaban).






Hulk mezclado entre burgaleses y burgueños, allá,
en Burgos, Soria y Valladolid, en aquella famosa
expedición que organizara Don José Luis Barrios,
quien aparece en la extrema derecha, abajo.
La bandera de los 250 años de Burgos, Tamaulipas,
no corresponde al año de la foto; la había llevado consigo
el español de sombrero un año antes, cuando visitó México,
y la devolvió a nuestra llegada al Burgos de él.


Y colocaría más fotos añejas, pero hay que recordar que esta jaula no existe a cabalidad, ya lo irá haciendo Hulk si su humor se lo permite. Por lo pronto, Julio Pesina les agradece los minutos que han desperdiciado leyendo sus peripecias y Hulkio Pesimista quisiera ofrecerles una disculpa, pero sus principios se lo prohíben.





viernes, noviembre 24

Que ni qué

Quien haya nacido
por parto natural
debe saber
intuir al menos
que las cosas
no siempre
son fáciles

jueves, noviembre 23

La mala obra del día

Yo no sé.
Se supone que habría de siginificar una gran fiesta estatal la incorporación de los huesos de Doña Amalia González Caballero de Castillo Ledón a la rotonda de los tamaulipecos ilustres. En parte lo fue, ni dudarlo, pero como que todo eso no acabó de cuajar, digamos que se vio desangelado.
No sé.
Escuchaba en la radio el homenaje que se celebró en el patio central del Palacio de Gobierno, guardias de honor, flores y el discurso de vaya usted a saber quién -desde luego debía ser una mujer la encargada del discurso principal, pero la recepción era tan mala que el nombre no se escuchó- cuando la señal se cayó, y mientras en Radio Universidad programaban música de estudiantinas en tanto restablecían la comunicación, el homenaje aquel acabó no supimos cómo.
Yo no lo sé.
Cualquiera pensaría que, luego del evidente derroche de recursos económicos y humanos en la organización de este evento las cosas resultarían, por lo menos, aceptables. No fue así. Cuando llegué al Centro Cultural, a la inauguración de la muestra fotográfica "No es que fuera la luz", había una larga fila -o filas entremezcladas- ocupando el vestíbulo del teatro. Al centro de ese recinto se celebraría el corte de listón y todo eso. Parecía entonces que, si bien involuntariamente, la muchedumbre había formado un círculo en torno a los familiares de Doña Amalia y de los organizadores. Iban a la mitad del discurso inaugural cuando la fila empezó a avanzar. Y no se detuvo. En unos cuantos segundos las personalidades fueron las únicas que habitaban aquel lobby y nadie más que ellos supieron en qué terminó la dichosa inauguración. El público estaba ya dentro del teatro.
La verdad es que no sé.
No me imagino lo que sentirá alguien cuando le encargan escribir una archimegafastuosa obra teatral que sea, en realidad, un drama biográfico incapaz de omitir detalles. Medardo Treviño no me cae bien ni mal, no pretendo justificarlo, pero bastante pesado debe ser escribir algo por obligación para que además lo condenen a uno a colgarle a un mismo árbol todos los adornos navideños -Portal de Belén y Santa incluidos-. Lo que sí sé es que no podría resultar algo diferente a lo que vimos anoche: una obra que empezó bien, con ciertos aportes visuales y dramáticos que prometían una gran obra, pero que se fue deshaciendo al vuelo como un viaje espacial fracasado: nada más que un enorme desperdicio de dinero. Antes de la mitad estaba convertida en un discurso frío y monótono, y al final aquello parecía más una de esas exposiciones temáticas de ciertos estudiantes que una obra dramática.
No sé.
Afuera del teatro estaba el maestro Carlos Valdés, miembro de la llamada resistencia cultural, regalando cartas en las que denuncia lo que -a entender de muchos- son claras muestras de amiguismo e ineptitud en los mandos principales del Instituto. Denunciaba ese panfleto que la obra "Réquiem para Amalia", de la que he venido hablando, había sido escrita y preparada al vapor por Don Medardo Treviño, que es funcionario del Instituto. No lo sé, reitero, pero muchos detalles hacen pensar que así fue (lo de "al vapor", claro). Después de todo no tendría por qué ser diferente, muy pocos sabíamos de la inclusión de Doña Amalia en la rotonda hasta esta semana. Hay cosas, empero, a las que jamás las justificará la prisa.
Yo no sé.
He visto en ese teatro -gratis, desde luego, mi sueldo de probesor no me permitiría esas diversiones- varias obras buenas, otras rescatables y algunas (pocas, debo reconocer) decididamente malas. Lo que llama mi atención, sin embargo, es que el público siempre se entrega a los actores y a los directores. Bastante si son famosos, en demasía si son victorenses. Siempre los ovacionará, les aplaudirá de pie, siempre una y otra vez; no importa que su desempeño ronde, algunas veces, entre lo mediocre y lo detestable. ¿Será acaso que el teatro se encuentre casi siempre lleno de familiares o que el público victorense sea condescendiente? Quizá este público es optimista nada más, o tal vez lo que sucede es que vive mejor el teatro que yo.
Juro que no lo sé.

Confesión

Yo he matado, con estas manos, al hombre que las movía.


Se aceptan versiones en castellano

Ah koritsi mou

mou eleipses apopse tha matheis
san ftaseis mistika tha sou to po
perimena na'rtheis sta matia na me deis
na sou zitiso oti lahtaro

ah koritsi mou
stous htipous tis kardias mou apopse horepse
ftera aggelou sto kormi mou forese
na ftaso os ti porta tou ouranou

ah koritsi mou
dika sou tis psihis mou t'afanerota
ta ekripsa se bradia aksimerota
kanenas mi ta dei mono esi

perimena toso kairo esena
ne artheis sti zoi mou na faneis
ego se kartero sou fonaza edo
na meineis mi peraseis kai diabeis

miércoles, noviembre 15

Vida,
esta
es
una tregua.

lunes, noviembre 13

Pronunciamientos

Llega la ocasión. Se demora a veces, pero siempre llega el momento de aborrecer a los amigos. No podría uno fingir para siempre, a mediano o largo plazo quedamos al descubierto. Ni puede nadie fingir que ignora cuánto le ha fingido el otro. Las amistades, pues, se van haciendo difusas, incómodas, insoportables. ¿Para qué postergar entonces la escisión? El que tenga ojos para ver...
***
Por qué los periodistas tienen qué preguntarle de política, de educación, del futuro (?) de-cierto país, se pregunta Hulk, ¿acaso no se dan cuenta de que si esas cosas le preocuparan le faltaría tiempo para pensar en heroínas ninfómanas, en villanas hipocondríacas, en personajes secundarios falocéntricos o finalmente en algún personaje victimizado por cualquier otro trabalenguas? ¿Qué obliga a un aprendiz de narrador a conocer el futuro de su país?
¿Por qué debe contestar cualquier otra pregunta de los periodistas?, ¿por qué, además, tiene que alardear de una agilidad mental y verbal que no posee?, ¿por qué diablos debe sonreir? Ah, sí, por la foto, pero de eso no quiere hablar ahora. ¿Por qué, en fin, deberá defender la lectura como si no se tratara de una simple afición, tan válida como el afecto hacia cualquier deporte o juego de mesa?
Que esto sería más sencillo, pensó siempre Hulk, ahora deberá acostumbrarse a representar un papel en el que no cree.
***
Hace un poquitito más de veinte años mi bisabuela tenía ochenta y la tía de ella (mi tía tatarabuela) noventa y seis. Vino aquella vez la viejecita (la tía, quiero decir) a visitar a nuestra viejita, con el motivo de su cumpleaños (el de nuestra abuela, bueno, bis). Habló entonces la tataratía, desde luego, de la revolución y dijo, refiriéndose a la bis, "esta chamaca apenas se logró, porque los soldados la tiraron de la cuna".
Debe ser algo genético, pues mi madre siempre relata las mismas anécdotas infantiles los días de nuestros cumpleaños (los de sus hijos). De mi hermana la gordura que se extinguió a los cinco años, cuando dejó el biberón; de mi hermano su renuencia a ducharse y sus ánimos de cantautor; de mí la historia del nacimiento al revés y de cuando quise agarrar un cuchillo a patadas, por supuesto ambas con resultados catastróficos.
Lástima que mi madre no tenga ascendencia directa (la tatara y la bis fueron las últimas en morir), de lo contrario conoceríamos algunas historias sobre sus años primeros; información nada despreciable para cuando se presentara la oportunidad.
Mi má cumplió años hoy, y yo no quería dejar de mencionarlo. ¿Ven cómo uno termina repitiendo lo que tanto critica? Lo dicho, es cosa de la Genética.
****

martes, noviembre 7

24 horas

Más de 100,000 personas, en todo el mundo, votaron en
24 horas contra la censura en internet.

¿Quieres apoyar esta campaña?
La página seguirá abierta unos días

www.rsf.org

Como diría Polo Polo: Jijajay, que poca ma...

Ah, y apenas regresé a tiempo para ver ese programa nuevo que compartieron esta noche las barras de comedia de Televisa y Televisión Azteca. Muy buen programa: breve, ágil, ingenuamente divertido y, lo que es mejor, sin cortes comerciales; vaya, un chiste tras otro sin permitir un respiro al espectador. Y ese comediante... Agárrense, Carlos Eduardo Rico y Memo Ríos. Ja ja ja ja ja ja ja ja cof cof cof

He aquí los mejores chistoretes:

"La acepto (esa decisión) porque soy un demócrata"

"La democracia que hemos conquistado ha valido..."

"No queda mal El Presidente, queda mal el pueblo de México..."

"El Presidente pueda verse secuestrado por la voluntad de unos cuantos"

Cada chango a su mecate

Cuando llegué al Centro Universitario me di cuenta de que de nada valió salir tan temprano de mi casa. Había una fiesta (reinado, candidatura, qué sé yo) en Derecho que impedía el tránsito en los alrededores del Centro de Excelencia, donde se transmitirían las lecturas del Festival Internacional de Literatura Letras del Mundo en Tamaulipas. Por fin pude abrirme paso entre los ruidos de automóviles, gritos, porras, una que otra mentada de madre y la música que acompañaba los alegres movimientos de tres chicas de muy buen ver que bailaban allá en un templete situado en el centro de la explanada de esa Unidad Académica. Batallé tanto para encontrar estacionamiento que, a esa hora, me imaginé a reventar el Centro de Excelencia; digo, nunca falta el director de facultad o maestro de Español que obligue -invitación de la autoridad de por medio- a uno o dos grupos de estudiantes a chutarse las lecturas. Nada de eso, en el auditorio estuvimos tan sólo tres personas. A que no adivinan quiénes eran los otros dos. Uh, estaba demasiado fácil. Claro, Alfredo Marko y la Ireniux.

La noche fue muy buena, después de todo. Angélica Aragón se demoró, así que el programa debió empezar unos minutos después de la hora programada. Pudimos entonces disfrutar del talento de David Toscana, Edoardo Sanguineti, Orlando González Esteva y Martín Solares. El primero leyó algunos fragmentos (muy bien escogidos) de El ejército iluminado. Como todos saben, yo no entiendo mucho de poesía, pero los textos que leyó el italiano esta noche me han dejado en embeleso. No sé ustedes, pero a mí esos dos me han parecido lo mejor de esta noche. Ya veremos mañana.

lunes, noviembre 6

Pase de lista

Foto: EL UNIVERSAL


"Mobimiento Revolusionario José Luis Borgués"

PELIGRO, BOMBA

"Megatendencia Democrática Revolucionaria-Ejército del Pueblo y de la Puebla"

PELIGRO, BOMBA

"Desorganización Insurgente Primero lo Primero"

PELIGRO, BOMBA

"Abrigada de Ajusticiamiento Doce de Diciembre"

PELIGRO, BOMBA

"Bragadas Pop's de Liberación Femenina"

PELIGRO, BOMBA
.

domingo, noviembre 5

En eso estoy (3)

Ni modo que lo deje ahí, desbalagado en el pavimento, aplastado por su propio cuerpo; como si las partes de ese esqueleto ya no fueran suyas, es decir no los miembros de un mismo conjunto, sino pedazos inconexos, amontonados sobre la carne marchita, inmóvil, desvencijada. Adheridas al asfalto las temblorosas piernas y las rodillas, y las caderas y el pecho y los huesudos hombros y los brazos y los codos y ésos sus pómulos, tan saltones que se le achatan de un lado y del otro cada vez que se arremolina en el pavimento, sobre este suelo tan escupido, tan orinado, sobre el polvo infinitamente pisado; sus huesos encima de pequeñas piedras, sobre las piedras medianas, las grandes rocas picudas que se le clavan en las costillas sin que siquiera se entere porque su conciencia escapó ya hace un buen rato, porque su memoria se pierde y regresa y se vuelve a perder a cada momento, y porque qué bueno que no se despierta, pues si despertase podría darse cuenta de que ése su cuerpo ya no le responde, de que ya no es suyo, que le es tan ajeno como el cuerpo de ella, de Antonia La Choco, la de rostro oscuro pero tetas blancas; la que se fue el martes por la madrugada y se llevó el único objeto valioso que tenían: una radiograbadora de luces azules y verdes y rojas que él sentía tan suya, que él consideraba su única herencia para cuando el viejo por fin se pelara...

De"Bobby",
un cuento en
el centro de
la vialidad.

Ladra y muerde

Hunter
El nuevo habitante de nuestra casa

Sí, ya sé que el nombre no es nada original.
Qué quieren, aquí los nombres son resultado del acuerdo familiar.
Peor hubiera sido que lo llamáramos "Oso", "Lobo" o "Bolita",
¿no creen?

Censurar la censura


"Actualmente hay más de 60 ciberdisidentes encarcelados en todo el mundo por intentar expresarse en Internet. En 13 Estados está prohibido lo que, en la mayoría de países del mundo, parece simple para todos. En China, Túnez, Egipto, Cuba, manifestar una opinión en un blog, o en un sitio, puede llevar a la cárcel. Para rechazar la censura y sensibilizar al mayor número de personas sobre esta situación, Reporteros sin Fronteras pone en marcha, por primera vez, una gran operación : 24 horas contra la censura en Internet. El público en general, los internautas, los bloggers, los periodistas, los estudiantes, están invitados a denunciar la censura con un simple clic."

Todo el mundo está invitado a conectarse en www.rsf.org entre el martes 7 de noviembre a las 11 horas y el miércoles 8 a la misma hora.

148 sogas



Señor, exijo que me fusilen,
la horca sería una deshonra.

jueves, noviembre 2

A propósito de...




"-La gente no se da cuenta, Sergio, la gente cree que está bien seguir llorando a sus difuntos durante años, pero no dejan en paz ni a los muertos, ni a los vivos que los rodean, ni a sus propias almas. Esa gente se convierte en fantasmas peores que los de los difuntos.

Eso me lo dijo Ernesto un día que íbamos a Tampico. Siempre habíamos visto cruces clavadas a lo largo de la carretera, algunas estaban en completo abandono y otras tenían flores muy viejas, pero había una que siempre estaba adornada, los adornos cambiaban según la temporada del año: en febrero lucía corazones; en septiembre, banderitas; en octubre, calabazas, y en diciembre, campanas y nochebuenas. A mí me pareció un buen detalle y así se lo comenté a Ernesto, pero él se molestó.


-¿Te parece grato que esa persona o familia entera dejen de vivir su vida por dedicársela a un muerto? No, Sergio; ésa no es vida, esa gente está más muerta que su muerto. Las personas que viven su duelo de esa manera pierden la voluntad y se la pasan actuando como ellos creen que le hubiese gustado al difunto. Siempre están diciendo: "Él nos está viendo..." o "Así querría él que se hiciera..." y no viven más que para su recuerdo.
"

Que los muertos vivan en paz
Fondo Editorial Tierra Adentro (2003)
p. 73

Cómo me hubiera gustao
estar en el Llao Llao

Ven, Julio, no te quedes...

He dicho una tontería.
***
La vida no es un electrograma. Es una montaña/ ruleta rusa.
****
Esta vida, compas, es una hija de la fregada.
***
Que debo revisar los frenos, eso es in-dis-cu-ti-ble.
***
Ah, y al alma mía no le viene mal una verificación.
***
Hubo un accidente hoy, tramo EL Barretal-Plan de Ayala, unos metros delante de mí. A una camioneta que me rebasaba le salió al paso un Ford.
***
Digo que andan mal los frenos; una patadita, cosita de nada y mi cochiquero se me derrapó. Una vuelta de bandido, ni más ni menos; si la hubiera planeado no habría salido mejor.
***
Dos kilómetros atrás se me antojó una cerveza, el accidente ocurre en frente del stop&go. Una breve colisión, luego el chirriar de las llantas; un trailer -doble remolque- fue muro de contención.
***
Ay, esos frenos; por un momento pensé que el cochecito quedaría patas (llantas, mejor dicho) pa'rriba, mas no.
***
Un tipo corriendo loco, a un lado de la carretera, otro bato recostado en el asiento de atrás (¿allí iba o allá quedó?), poca sangre después de todo.
***
Comprendo la urgencia de los tripulantes del Ford: iban al stop&go.
***
La camioneta estaba adelante, retorcida la defensa.
***
Esos frenos están mal, en definitiva.
***
¿Será eso o es que algún tipo de sangre huele igual que el alcohol?
***
Vida jija de su...
***
Descubro que el chofer de la camioneta había sido alumno mío hace unos meses.
***
¿Por qué les han de aflojar los calzones a todos los moribundos?
***
Sí; hay que revisar los frenos. Eso que ni qué.
***
La cerveza, camaradas, se me desantojó.

miércoles, noviembre 1

November rain

"Dichoso el mes que empieza con Todos los Santos y acaba con San Andrés"

Dicho popular