Quickribbon PESINISMO: noviembre 2007

miércoles, noviembre 28

Con toda la mano

"Nuestra Señora de la Libertad/Luz"


Aquí se acostumbra decir, cuando algo está muy bien realizado, que está con todo; que lo hicieron con toda la mano. Por supuesto, también decimos que está con madre.
El proyecto de Omar Pimienta, La libertad es una estatua, es un proyecto con todo.
Existieron en la colonia Libertad, un barrio bravo tijuanense en el que creció Pimienta, algunos talleres especializados en el manejo del yeso y el cemento. Ahí se construían figurillas y grandes estatuas. En los años setentas y ochentas esos talleres fueron grandes industrias que en las décadas posteriores decrecieron o terminaron por desaparecer. En uno de los talleres supervivientes, Omar encargó hace poco la manufactura de una estatua de la libertad que ha recorrido junto con el foto-versógrafo los espacios más insospechados de la ciudad.
Pimienta fue a Chihuahua y ahí expuso La libertad es una estatua. La de arriba es, según Hulk, la mejor fotografía. ¿A poco no está hecha con toda la mano? Bien, pues gracias a la generosidad de Omar, ahora esa foto le da un aire intelectual al rincón del buen Pesina.

martes, noviembre 27

Nuevo libro III

Leo un libro nuevo que me mantiene ocupado, disculpen el tiradero.
Y sólo porque la jaula de Hulk cumple dos años esta noche no he querido que la fecha pase sin su correspondiente recado. Escribo esto y vuelvo al laboratorio, a recibir otra dosis de rayos gamma.
De nuevo leo ese libro que sigue siendo tan nuevo. Al tiempo que lo releo voy pensando en una sola cosa: ¿Qué diablos le queda a la gente como yo cuando el talento se encuentra siempre en otros lados? ¿Vamos a seguir buscando algo que no encontraremos? Quizá convenga dedicarnos únicamente a leer, a gozar con los descubrimientos que de vez en cuando hacemos y dejar esto de la creación literaria a los profesionales, a los que saben qué es el talento.
¿Escribir? Sí, claro, también. Quizá en un blog.
Abrí esta ciberbitácora hace dos años, luego de conocer a Rafa Saavedra, el puntero de este movimiento. ¿Han escuchado eso de que el blog también es cultura? Lo es, no les quepa duda. Si no lo creen, vayan a las bitácoras de Guillermo Vega Zaragoza, Alberto Chimal o Luis Vicente de Aguinaga. Vayan a la del mismo Rafa.
De acuerdo, también hay basura. Esta jaula no es un blog decente ni mucho menos. Sí, está llena de popó de Hulk. ¿Qué quieren?, es una jaula, ¿no lo habían notado?. En estos meses apenas he subido 355 entradas de las que algunas deberían descontarse por ser videos o canciones. Pero es que la cosa no es sencilla. Como sea, bastaron unas cuantas líneas para ganarme un enemigo y un admirador, y eso ya es bastante.
Y es para mis dos lectores que escribo estas oraciones inútiles.
Leo un libro nuevo y ya les diré de qué va la lectura.
Y hay nueve libros en mi buró, haciendo fila.

lunes, noviembre 26

Nuevo libro II


El jueves iré a Tampico
porque sí
(y porque dice Liliana)
(y porque a decir de Sara)
también yo soy un buen perro
(y porque dijo Marín)
nada impide
que a veces uno
también
mate por un pedazo
de carne fina
Que dice Sara que, por las dudas,
amén del vino y los volovanes,
habrá vacunas antirrábicas
que ofrecer al respetable.

domingo, noviembre 25

Nuevo libro

Leo un libro nuevo.
Un libro que
(para mí)
es nuevo
de forma enfática.
Pude decir: Es nuevo en todo sentido.
Dije en lugar de eso: Un libro que.
Dije la palabra nuevo y los labios me temblaron.
Porque decir nuevo es igual que decir nunca.
No son palabras sumisas.

(Ésas dos).
(Ésas malditas ).
Ni se pueden pronunciar sin una mueca, sin fruncimientos. Nunca.

Nuevo.
Es éste el libro más nuevo que haya tenido

jamás. Porque en primer lugar es, en definitiva, nuevo.
("1a. edición: octubre de 2007").
Es nuevo ése mi ejemplar (tan mío) porque la mía será

su lectura primera. Nuevo es porque un regreso
siempre parece un principio.
Esta novela que anuncian como el regreso.
De Ce Erre Ge.
Para mí es un empezar.
A leer.
De otra manera.

Digo que nunca había leído nada igual
y eso hace que
(al menos para mí)
sea éste,
de entre todos los libros,
el libro más nuevo que.

martes, noviembre 20

Traspiés lingüísticos en la provincia tamaulipeca (13)


Y porque es fecha para conmemorar, el de este día es un traspié muy histórico.
De Tamaulipas hay dos héroes revolucionarios que destacan como el que más, los generales Carrera y Caballero. Ambos pelearon alguna vez al lado (no es más que una expresión, por supuesto) de Carranza, pero uno era hombre de a deveras, el otro un vulgar acomodaticio. Sobra decir que uno mandó matar al otro cuando el otro ya no era carrancista. Y dicen que muy a la mala. Nada que merezca la condena del respetable, ya se sabe que las revoluciones suelen ser así. (Sí, las democráticas también).
Total que el resbalón del ayer lo protagonizó don Luis Caballero, ése al que dedicaron la calzada donde está la sede de la secretaría de educación de Tamaulipas. El texto es del libro de José Ramos, Anécdotas de la revolución.

"La Crónica (San Francisco),

25 de noviembre de 1917, p. 16.

Cuentan que el general Caballero, tamaulipeco o coahuilense, muy allegado por sus relaciones políticas con el señor Carranza, ordenó que se embarcaran sus hombres rápidamente en un tren para ir a atacar la columna del general don Antonio Rábago, aguerrido jefe federal que se encontraba defendiendo Ciudad Victoria.

Rábago, que tenía fama de ser el mejor general de caballería de sus tiempos, salió a batir a los revolucionarios y derrotó a las avanzadas de Caballero en forma terrible, no dejando vivo a uno solo de sus hombres.

En estas condiciones, Caballero quiso que retrocediera el tren en que iba a atacar a su adversario; por más que dictaba órdenes, la locomotora no se movía. Indignado por tal cosa, ordenó que trajeran a su presencia al maquinista y con él entabló este diálogo:

-¿Por qué no camina la máquina? Lo voy a mandar fusilar a usted.

-Señor -respondió el maquinista- yo no tengo la culpa. Los inyectores...

-Ah, son los inyectores. Pues que una escolta baje a ésos y los fusile inmediatamente."


En cervantesvirtual.com

lunes, noviembre 19

Hulk en el horizonte


Como tengo muy mala memoria, no dejaré de señalar las ventajas de la comunicación escrita. Algo dije hace unas semanas acerca de cierta entrevista que me iban a hacer. Eso ya sucedió y, como bien lo anuncié, no fui lo suficientemente bueno a la hora de responder las preguntas que requerían de algún modo el uso de la razón o la memoria. Por fortuna no se trataba de una transmisión en vivo.
El Programa Cultural Tierra Adentro tiene, todos los viernes a las veintiuna, su propio programa de radio. Ahí transmitirán la entrevista que me hicieron. (Gracias a la edición, las partes ininteligibles de mi discurso serán rellenadas con chistes de Polo-Polo y aun las escasas frases coherentes que yo pude articular serán mejoradas por el reconocido científico J. Maussán y por el no menos prestigiado escritor C.C. Sánchez. Así por ejemplo, donde yo dije "sigo" ellos dirán "ciego", y donde dije "mamadas", ellos dirán lo mismo).
La cita es este viernes 23. Y ya dije -¿o no?- que a las nueve de la noche. El programa se transmite por HORIZONTE 107.9, una emisora que tiene cobertura en Ciudad de México, Edomex e Hidalgo, así que mis vecinos y yo tendremos que escuchar mis tontejadas vía Internet.
Y antes de terminar, va un servicio a la comunidad:
Ese programa de los viernes pretende ser la versión radiofónica de la Revista Tierra Adentro, y la producción está invitando a los compas de provincia a enviar material musical o sonoro (demos, radio arte, diseño sonoro, radio teatro) a producción-tierra@gmail.com. Háganlo si quieren y si no ya saben.


domingo, noviembre 18

Tu rastro, tu rostro.



Sin la luna (Alejandro Filio)
Canta: Tania Libertad.

Si repito tu nombre
después de otra jornada
y otra noche conmigo;
si tu olor me recorre
y entre pecho y guitarra
se hace más el vacío.

Si estas manos, entre acorde y acorde,
acordándose van de tu pelo;
no hace falta tanto cielo
si la luna de tu piel no está.

Si entre verso y respiro
se abre un azul profundo
que va tiñendo el tiempo,
si a contraluz te miro
y se hace más agudo
el filo de tu cuerpo.

Si esta nota no alcanza tu tono
y entonándote vuelo y respiro,
no estoy solo, voy conmigo.
Y la estela de este canto atrás.

Puedo hablar de ti con mis amigos;
mi canto, mi silencio, mi conmigo.
Puedo hallar tu rastro si lo quiero hoy.
Y sé perfectamente dónde te dejé.

Si repito tu nombre
después de otra jornada
y otra noche conmigo,
si tu olor me recorre
y entre pecho y guitarra
se hace más el vacío.

Si estas manos, entre acorde y acorde,
acordándose van de tu pelo;
no hace falta tanto cielo
si la luna de tu piel no está.

martes, noviembre 13

Diferencia entre lo finito y lo que no



"Toda obra estaba hecha para acabarse,
para callarse en un silencio
donde la palabra infinita
iba a retomar su soberanía".
M. Foucault.










Ocurre con marcada regularidad que nuestros amigos nos proporcionan momentos de inevitable orgullo. Ha de ser porque Hulk suele rodearse sólo de gente interesante.

El Festival Internacional de Literatura organizado en Tamaulipas, que por celebrarse invariablemente en Tampico en su primera versión (de cuatro años) se llamó "Letras en el Golfo" y posteriormente, en un efímero intento de extenderlo a otras ciudades de la entidad ostentó un nombre más sangrón: "Letras del Mundo", murió a principios de este año entre sollozos y suspiros de quienes juraron que el finado festival se cancelaba no por significar un gasto millonario focalizado en el puerto sin claras repercusiones en la cultura estatal ni local, sino, muy contrariamente, por haber cumplido a cabalidad con dos nobles objetivos: promocionar a Tampico como un puerto cultural y contar con la cara presencia (y nada más) de un centenar de escritores de fama mundial.

Pues bien, ante los insistentes reclamos de la comunidad (no precisamente de la comunidad artística), el festival retornó en un formato muy inferior en lo que concierne a gastos por honorarios y publicidad, pero muy ambicioso y efectivo por cuanto se refiere al fomento de la lectura. Y me llena de particular orgullo y regocijo saber que la idea original, así como la organización de ese festival es de Elín López, una de las dos (o tres) personas que hacen algo por la cultura en este sucio agujero.

"La Palabra Infinita", el festival que dio inicio anoche en esta ciudad, pero que tendrá actividades simultáneas durante la semana en Reynosa, Nuevo Laredo y Tampico, además de este sucio agujero, contará con las participaciones de escritores tamaulipecos (Juan Miguel Pérez Gómez, Gloria Gómez Guzmán, Arturo Castillo Alva, Juan Jesús Aguilar, entre otros), nacionales (Raquel Huerta Nava, Eve Gil, Liliana Blum) e internacionales (Eduardo Milán).

Y esto es lo importante:

A diferencia del festival internacional que se había venido desarrollando, ése que consistía en la concentración de una veintena de escritores en un hotel de lujo, donde no hacían mucho más que dar entrevistas y leer ante un público reducido unos veinte minutos en toda una semana, este nuevo festival centra su actividad en las escuelas de nivel medio superior, ahí donde una lectura, una charla o una conferencia, pueden generar cambios sustanciales. Eso precisamente, charlas, conferencias y talleres, es lo que se estará desarrollando en centros escolares y en auditorios públicos. Eso, precisamente, es lo que yo llamo un festival de literatura.

Porque no es a través de una pasarela como se pueden generar cambios en los niveles de lectura de una sociedad cualquiera; hacen falta talleres, hace falta la interacción de los jóvenes con los creadores, hace falta que las bibliotecas estén actualizadas. Hace falta, en conclusión, que los recursos se gasten en acciones de fondo y no en actos publicitarios.

Este nuevo festival, estoy seguro, tendrá repercusiones de mayor alcance en la vida cultural de Tamaulipas. Por más que algunos necios lloren la cancelación de un festival oneroso que servía tan sólo para llenar de firmas un álbum biobibliográfico y tomarse una foto con algún escritor internacional al que tal vez nunca leyeron.

Y ya que hablo de todo esto, un anuncio debo hacer:

Mi amiga Liliana Blum; ganadora, entre otros premios, del Certamen Regional de Cuento "Juan B. Tijerina", en su edición 2006, estará mañana en el Museo de Historia Regional de Tamaulipas, compartiendo una charla acerca de la lectura. La cita es a las diecinueve en punto.

Hulk estará en esa misma mesa, pero sólo para cargarle el portafolio a Liliana.

martes, noviembre 6

La tevé


En Chihuahua fui a una librería "Kosmos". Había libros en oferta. Compré dos ejemplares viejos que no habían sido estrenados, un libro reciente, pero usado, y un tercer libro que era nuevo en casi todos los sentidos. Mientras yo buscaba La Televisión, de J.P. Toussaint, los empleados de la librería conversaban a grito abierto; algo decían acerca de los medios y su forma ingrata de engañar a los usuarios. En algún momento me acerqué hasta ellos y les pregunté por la novela.
De la televisión que yo buscaba poco pudieron decirme, pero de la que ellos hablaban, no. Me contaron completo el caso de Fabián Lavalle. (Iba a decir que con pelos y señales, pero más vale ser cauteloso con las palabras).
-Es vergonzoso -exclamó uno de ellos.
-Vergonzoso, sí. Y mucho -contesté yo.
Y todo el tiempo hablamos de cosas diferentes.

Y para seguir con anécdotas de la televisión, me voy encontrando ahora, en un canal católico, una copia del mismísimo Mr. Bean enseñando el evengelio.
Vergonzoso, sí. Mucho.

lunes, noviembre 5

Qué bonito es


Y he aquí que me encuentro, prácticamente, volviendo del mero norte. El jueves pasado hice un viaje directo del trabajo a la camionera, a comprar el billete de ida, y después un pisa y corre a casa, sólo para mal empacar. Esta madrugada hice algo muy parecido; estuve conectado a la oficina por el celular entretanto llegaba a casa a quitarme el olor a calcetín para montarme en el coche e ir de nuevo a trabajar. En el ínterin, mushas palabras dishas y escushadas en Shihuahua.
Estuve en Chihuahua por una primera razón: para ver a mis amigos. A una Buba Alarcón en su papel de convocante y a dos o tres mequetrefes haciendo de literatos. Al llamado de la princesita (Chuy Marín dixit) acudieron los fieles de Tijuana, Durango, Hermosillo y Ciudad Victoria. Omar Pimienta, quien le hace a casi todo, llevó imágenes y textos propios y además llevó a Esteban Martínez, un fotógrafo gabacho bastante cool. La delegación duranguense fue la más nutrida (todo gracias a una fonda del mercado), con Miguel Ángel Ortiz Reyes y Esther Galindo como poetas, Nayeli como artista plástica y Jesús Marín como un poco de estas dos cosas y otro tanto de payaso. Como otras veces, Marín llevó textos suyos que algunos no calificarían de propios. De Tamaulipas iba solamente yo, pero no hicieron falta más; solito me di mis mañas para dejar -como siempre- por los suelos el nombre del sucio agujero que nos vio nacer y luego sacose los ojos.
Estuve en Chihuahua también por una razón secundaria: nunca había estado allá. Y es que no deja uno de preguntarse lo que se hace en ciudades más antiguas y más grandes que la propia en cuestiones de cultura. En Chihuahua hay Facultad de Letras, Buba estudia y trabaja ahí. Arturo Gardea, su shulo, es fotógrafo, y en dos semanas expondrá en la Quinta Gameros, que pertenece a la autónoma chihuahuense. En Chihuahua hay un parque de las artes, ahí pude ver, ayer por la mañana, cientos de pinturas y decenas de artistas ganándose el pan. En Chihuahua hay un paseo llamado de la fotografía: una galería al aire libre donde nadie raya ni roba las fotos. (El otro día en Durango, a propósito de las miles de sillas que dispusieron para los escuchas de Sabina y Serrat, en son de broma le dije a Marín que no pidiera tanto de los tamaulipecos, que a fin de cuentas la suya era una civilización de cuatrocientos años y la nuestra de apenas doscientos cincuenta).
Yo no sabría medir el grado de civilización de la capital chihuahuense, pero hay, desde luego, una parte simpática en todo esto. En Chihuahua hay un ángel que le llaman Jedi porque su espada lanza (es espada y no lanza, pero sí que emite) un rayo láser de no supe qué color. En Chihuahua, me dijeron, las protestas contra el gobierno no se hacen frente al palacio de gobierno sino ante la catedral. En Chihuahua nunca pudieron decirnos dónde encontrar abierto un surtidor de cervezas a las once de la noche. En Chihuahua, en contraparte, di con el paradero de un Luthor juvenil, la temporada osho de Smallville, no lo duden, tendrá lugar entre Chihuahua y Ciudad Juárez.
Yo no podría decir cuán civilizada sea la sociedad chihuahuense, pero los pegotes en cada esquina le imprimen a la ciudad una cierta ironía, un aire mordaz y triste a la vez. Niños, niñas, muchachas y jovencitos; amas de casa, obreros y labriegos, apretujadas sus fotos en una pared triangular de la central camionera. Un año tras otro: ¡Ayúdenos a encontrarlo/la!
A propósito de esto, Marín le editó a Buba un volumen que presentaron este fin de semana la autora, Pimienta y Marín, Historieta/Porque soy princesa (Ediciones Duranghetto, 2007). En el último tercio del libro (que son tres poemarios) Buba habla. Y es más elocuente que cualquiera:



Álbum familiar
Chihuahua es una ciudad muy familiar
su álbum está pegado en los postes
en las paredes de todas sus calles