martes, noviembre 27

Nuevo libro III

Leo un libro nuevo que me mantiene ocupado, disculpen el tiradero.
Y sólo porque la jaula de Hulk cumple dos años esta noche no he querido que la fecha pase sin su correspondiente recado. Escribo esto y vuelvo al laboratorio, a recibir otra dosis de rayos gamma.
De nuevo leo ese libro que sigue siendo tan nuevo. Al tiempo que lo releo voy pensando en una sola cosa: ¿Qué diablos le queda a la gente como yo cuando el talento se encuentra siempre en otros lados? ¿Vamos a seguir buscando algo que no encontraremos? Quizá convenga dedicarnos únicamente a leer, a gozar con los descubrimientos que de vez en cuando hacemos y dejar esto de la creación literaria a los profesionales, a los que saben qué es el talento.
¿Escribir? Sí, claro, también. Quizá en un blog.
Abrí esta ciberbitácora hace dos años, luego de conocer a Rafa Saavedra, el puntero de este movimiento. ¿Han escuchado eso de que el blog también es cultura? Lo es, no les quepa duda. Si no lo creen, vayan a las bitácoras de Guillermo Vega Zaragoza, Alberto Chimal o Luis Vicente de Aguinaga. Vayan a la del mismo Rafa.
De acuerdo, también hay basura. Esta jaula no es un blog decente ni mucho menos. Sí, está llena de popó de Hulk. ¿Qué quieren?, es una jaula, ¿no lo habían notado?. En estos meses apenas he subido 355 entradas de las que algunas deberían descontarse por ser videos o canciones. Pero es que la cosa no es sencilla. Como sea, bastaron unas cuantas líneas para ganarme un enemigo y un admirador, y eso ya es bastante.
Y es para mis dos lectores que escribo estas oraciones inútiles.
Leo un libro nuevo y ya les diré de qué va la lectura.
Y hay nueve libros en mi buró, haciendo fila.

No hay comentarios.: