martes, noviembre 6

La tevé


En Chihuahua fui a una librería "Kosmos". Había libros en oferta. Compré dos ejemplares viejos que no habían sido estrenados, un libro reciente, pero usado, y un tercer libro que era nuevo en casi todos los sentidos. Mientras yo buscaba La Televisión, de J.P. Toussaint, los empleados de la librería conversaban a grito abierto; algo decían acerca de los medios y su forma ingrata de engañar a los usuarios. En algún momento me acerqué hasta ellos y les pregunté por la novela.
De la televisión que yo buscaba poco pudieron decirme, pero de la que ellos hablaban, no. Me contaron completo el caso de Fabián Lavalle. (Iba a decir que con pelos y señales, pero más vale ser cauteloso con las palabras).
-Es vergonzoso -exclamó uno de ellos.
-Vergonzoso, sí. Y mucho -contesté yo.
Y todo el tiempo hablamos de cosas diferentes.

Y para seguir con anécdotas de la televisión, me voy encontrando ahora, en un canal católico, una copia del mismísimo Mr. Bean enseñando el evengelio.
Vergonzoso, sí. Mucho.

No hay comentarios.: