martes, diciembre 11

Hulk amoroso: patético

"Te quiero, amada mía, pequeña amada mía; te quiero hasta morir, hasta morir y resucitar; te quiero hasta el fin de los mundos, hasta donde se pierde la memoria, hasta donde Dios empieza y acaba, hasta el límite mismo de lo que no tiene límite. Te quiero como nadie quiere a nadie, como jamás ninguna mujer pudo decir que la quisieran."




Camilo José Cela, Pabellón de reposo,
Plaza & Janés, Barcelona, 1999.
Págs. 68-69.

No hay comentarios.: