sábado, julio 7

Cap. XXVII. Docentes indecentes

En el que se describe cómo un grupo de teachers gauchos se despachan puchas o, dicho de mejor modo: educadores argentinos se divierten en el turn on nocturno.
¿Quién dijo que la escuela era aburrida?




ORGÍA EN LA ESCUELA TÉCNICA
El País. Sábado, 7 de julio de 2007.

J. Marirrodriga. Buenos Aires, Ar.

Les han pillado por un sillón. El director, el subdirector y 27 profesores de una escuela técnica, considerada modelo, de la provincia de Buenos Aires, han sido expulsados de sus cargos tras comprobarse que organizaban en el centro (escolar) orgías con algunas de las alumnas del turno de noche, las grababan y las colgaban en Internet. La policía ha logrado establecer lo sucedido gracias a un sofá que aparecía en las imágenes y que corresponde a uno existente en una sala del edificio.

Las imágenes que circulaban por Internet se remontan a 2005 y en ellas aparecen los profesores y las alumnas, de entre 16 y 17 años, manteniendo relaciones sexuales. Hace unos meses, un correo electrónico anónimo llegó a la Dirección de Escuelas de la Provincia de Buenos Aires y la policía tomó cartas en el asunto hasta determinar que las imágenes fueron rodadas en la Escuela Técnica número 1 de Escobar, localidad a 60 kilómetros al norte de Buenos Aires. Se trata de un centro con 2.500 alumnos y unos 400 profesores considerado "modelo" en la comunidad educativa argentina. Los alumnos implicados en el escándalo ya han terminado sus estudios en el centro.

Tirando del hilo, la policía argentina descubrió también que la denuncia anónima no era la primera que se hacía sobre el caso, sino que se habían efectuado varias anteriormente siguiendo el conducto reglamentario. Inexplicablemente, habían sido desestimadas pero siempre por la misma persona, una inspectora que también ha sido ahora destituida.
(...)



Denuncias anónimas y correos electrónicos dieron origen a la investigación que inició el 7 de abril de este año. En mayo fueron desplazados a otros centros el director y el subdirector. Finalmente, hace tres días, la dirección de educación removió de sus cargos a directivos y maestros y envió tres causas a la Justicia bonaerense. Al parecer, los maestritos porteños sí que sabían divertirse, pues no sólo organizaban fiestas sexuales con las chamacas (de muy buen ver, dicho sea de paso); también ejercían el tráfico de influencias, coaccionaban a los demás profesores y, ya de pilón, manejaban una empresa ilícita desde la misma escuela: actividades de asesoría y servicios que los docentes desempeñaban durante su horario de clases. La directora general de educación de Buenos Aires los acusa, pues, de delitos del orden sexual y administrativo; declaró, además, que esto tal vez sea sólo "la punta del iceberg". El portal del Instituto parece estar bloqueado, no obstante que tiene nuevos directivos desde hace más de un mes. Sin embargo, y sólo para contextualizar la nota, hay quienes tienen mucho que decir de esa escuela.

¿Y qué es lo sorprendente, lo novedoso de todo este lío? Para nadie es nuevo el sistema de corrupción que impera en las escuelas de todos los niveles. La compraventa de favores escolares es una costumbre tan antigua como el sistema educativo. El solapamiento de las autoridades, también. Llega sin embargo el día en que la corrupción y el abuso se vuelven parte de la doctrina institucional. Una treintena de implicados -al menos una maestra entre ellos- en un mismo centro escolar no es poca cosa. De pronto alguien se vuela la barda y pone fotos y videos en la Internet. A partir de ahora, habrá que ver más atentamente esas fotos que se nos crucen por delante.



No hay comentarios.: