Quickribbon PESINISMO: Principio y fin

domingo, septiembre 23

Principio y fin

*** i ***

Adoro el otoño, lo espero ansioso; la luna de octubre -ésa de la canción-, la niebla de noviembre; la finísima, la casi imperceptible llovizna decembrina.

Sí, señor, lo confieso: amo el otoño y su frío tan sutil.

Me dicen que hoy volverá. Y lo voy a recibir como las amantes antiguas.



*** ii ***



Esperando al otoño no he hecho este fin de semana
cosa mejor que releer Dos crímenes y Pedro Páramo.
Ya he hablado mucho de Jorge Ibargüengoitia y sólo agregaré que,
a diferencia de lo que muchos dicen, a mí me parece que Dos crímenes
es la mejor novela del guanajuatense.
Con respecto a Pedro Páramo,
también me parece
la mejor novela de Rulfo
(risas grabadas).



*** iii ***

Lo que significa aprender, según Pascal Quignard


"De repente la sangre fluye mejor en el cerebro, detrás de los ojos, en las yemas de los dedos, en la parte superior del torso, en la parte baja del vientre, en todas partes.
El universo se dilata: de pronto se abre una puerta donde no había puerta alguna y el cuerpo se abre con esa misma puerta.
El cuerpo antiguo se convierte en otro cuerpo. Un país desconocido se extiende o avanza a toda velocidad y crecemos con lo que crece. Todo lo conocido cobra un nuevo sentido, atrae una nueva luz, y todo lo que hemos abandonado regresa de repente a la nueva tierra con un nuevo relieve todavía inexpresable, porque no era posible preverlo.
Esta metamorfosis se describe en todos los héores de todos los cuentos antiguos, y quizá sea eso lo que suscita cada tres o cuatro noches la irresistible atracción que la lectura de esos pequeños mitos tiene para mí: tanto en la lectura del cuento como en el propio cuento se liberan ciertas fuerzas. Unas pocas palabras susurradas por hadas o animales se convierten en poderosos gestos o miradas semánticos. Esas palabras casi se convierten en manos que inventan realmente a su presa, inventando a su vez una aprehensión completamente nueva: un bastón, un arco, un ladrillo, una fronda, una barca, un caballo.
Las nuevas armas, inventando sus nuevas presas, engendran nuevas astucias, dan lugar a nuevos cazadores.
Desafíos que no conciernen a nadie se descubren de pronto en el azar de una consecuencia que no habíamos buscado. Eso es aprender. Caen las barreras y, al caer, desaparecen las distancias. Eso es aprender. La oscuridad del bosque se desvanece. Aumenta el recorrido del viaje.
No hay que enseñar a quien no siente alegría al aprender.
Apasionarse por lo que es otro, amar, aprender, es lo mismo".
Vida Secreta. Quignard, Pascal.

Espasa, 2000. 296 p.

No hay comentarios.: