jueves, octubre 18

Dos madrugadas atrás

Anteanoche
-me acuerdo como en sueños-,
entredormido,
estuve hablando solo una barbaridad,
hasta que vino el sueño
disgustadísimo
a callarme.
Efrén Hernández/El señor de palo

No hay comentarios.: