martes, mayo 15

Malos maestros y maestros malos


DENUNCIAN A UN PROFESOR EN EE UU PORQUE PUSO EL FILME
"BROKEBACK MOUNTAIN" EN CLASE
Los abuelos de una niña reclaman un millón de dólares por la
"angustia sicológica" causada a su nieta

El País. Martes 15 de mayo de 2007.

Un maestro de la Escuela Primaria de Ashburn, localidad situada en el Estado de Illinois, ha sido denunciado por poner a sus alumnos la película Brokeback Mountain, de Ang Lee; un filme que por su contenido está clasificado como R, es decir que los menores de 17 años sólo pueden verlo acompañados de un adulto.

Que se trate de un filme ganador de tres Óscares y cuatro Globos de Oro no ha evitado que los abuelos de una de las alumnas hayan interpuesto una denuncia en la que exigen a la Junta de Educación de Chicago medio millón de dólares por los daños psicológicos que esta historia de amor ha causado en la joven.

"Angustia psicológica"

La alumna Jessica Turner, de doce años, y sus abuelos, Kenneth y Richardson LaVerne han formalizado una denuncia en la que alegan la "angustia psicológica" que sufrió la joven después de ver el film que fue exhibido en clase sin el permiso de los padres o tutores de los estudiantes.

Ésta no es la primera vez que el abuelo Richardson arremete contra la educación que recibe su nieta. Ya en 2005 se quejó a la dirección del centro escolar por las supuestas blasfemias que se les enseñaba en clase de Literatura.

"Es muy grave para mí que mis niños hayan estado expuestos a esto", ha denunciado el abuelo de la alumna, quien también ha señalado que la exhibición de este filme de contenido homosexual en clase es "la gota que colma el vaso". "Creo que el pleito ya era necesario dado que ya les había advertido sobre la literatura que obligaban a leer a los niños. Les dije que iba en contra de nuestra fe", ha sentenciado el señor Richardson.



Si se pudiera, si sirviera de algo, en una situación parecida yo también habría interpuesto una querella, al menos intentaría recuperar lo que me costó la renta de ese filme en Blockbuster. Y también llamaría "angustia sicológica" a los efectos de esa peli que me pareció la mar de aburrida. Interpondría otra en contra de Ang Lee, quien me cae gordo desde que le dio en la madre a Bruce Banner en la nefanda película aquélla. Me encantan esos países primermundistas donde uno puede interponer -y eventualmente ganar- una demanda casi por cualquier pendejada. En México, en cambio, si un maestro es acusado de maltrato o abuso de menores, o la dirección de la escuela facilita su escapatoria o la bendita intercesión del SNTE lo salva de pisar la cárcel; acaso resultará castigado con un dolorosísimo cambio de adscripción, pero no más. Desde luego el maestro de Illinois incurrió en una responsabilidad administrativa al ignorar una recomendación oficial, por muy aberrante que ésta le pudiera parecer y por mucho que en su defensa se recuerden las escenas que los menores ven a diario en la televisión, en la Internet o en las mismas calles. Las disposiciones son para atenderse, y más en la escuela, que trabaja con algo tan delicado. Pero esto de la literatura que va en contra de la fe a mí me hace pensar en demasiadas cosas. ¿No podríamos interponer denuncias en contra de abuelitos como los Richardson por la misma causa: angustia sicológica? ¿No será igualmente grave -para todos- que los niños vivan expuestos a ellos?


No hay comentarios.: